¿Alquilar o comprar máquinas para minar criptomonedas?

Minar criptomonedas

¿Alquilar o comprar máquinas para minar criptomonedas?


Aunque las monedas virtuales sean cada vez más familiares y se esté democratizando su uso a una velocidad vertiginosa, lo cierto es que todavía cuesta explicar a los iniciados un detalle básico: cómo se generan. Minar criptomonedas es una asunto relativamente sencillo en teoría; aunque, claro, para los que todavía están intentando comprender qué es eso del blockchain, puede resultar difícil de asimilar.

Quizá por ello la comparación entre la extracción de toda la vida y la minería de monedas digitales sea tan socorrida. No es mal ejemplo porque, en parte, y salvando las distancias, aprovechar un yacimiento de petróleo o explotar una beta de oro es similar en términos económicos: extraes y obtienes un beneficio. La cuestión es qué rentabilidad se obtiene con la actividad, incluyendo en la ecuación otro factor determinante: la inversión.


Gastos, gastos y más gastos


Grosso modo, podemos determinar la inversión inicial sumando el coste de la maquinaria, la energía consumida y el mantenimiento del sistema de extracción. Bueno, el tiempo, por eso de que 'es oro', también debería incluirse, pero su naturaleza inestimable y subjetiva nos obliga a dejarlo fuera. En cualquier caso, con o sin mano de obra incluida, la ecuación es aplicable tanto a la hora de extraer petróleo como de minar criptomonedas.

La única diferencia es que para hacernos con un buen número de bidones de crudo hay que remover mar y tierra, montando estructuras descomunales que necesitan de ingentes cantidades de energía para funcionar. Está claro que un rig de minería es mucho más asequible que un pozo petrolífero; pero, ojo, que para obtener una tasa de hash aceptable hay que disponer de un equipo con un buen número de tarjetas gráficas operando las 24 horas del día.

El gasto no es baladí, puesto que necesitamos un mínimo de ocho tarjetas gráficas con una GPU potente conectadas a una placa base, y eso hay que pagarlo. La potencia también hay que tenerla en cuenta al calcular el gasto energético, ya que las demandas de un equipo de estas características no bajan de un kW. Esto significa dos cosas para un contrato de suministro eléctrico estándar: una factura que quita el hipo y limitaciones en el consumo.


Ventajas de alquilar un servidor dedicado


Esta es la razón por la cual suelen fracasar los rigs caseros. Cuando te das cuenta de que necesitas aumentar la potencia contratada para que no salten los plomos o que necesitas invertir más en GPU, las cuentas empiezan a desequilibrarse. Curiosamente, la referencia al sector de la extracción tradicional nos sirve de ejemplo: alquilar el equipo y externalizar las tareas para reducir la inversión, optimizar los gastos y aumentar los beneficios.

Esto se consigue a través de los servidores dedicados GPU, disminuyendo sensiblemente el desembolso asociado a la adquisición del hardware y el coste del mantenimiento del equipo. Por no hablar del quebradero de cabeza que se ahorran los mineros al delegar el susodicho mantenimiento al servidor, así como las actualizaciones de seguridad pertinentes. Lo mejor es que esto no significa merma alguna en el control de los recursos, de las configuraciones o del rendimiento; variables que pueden alterarse en función de las necesidades.

Ciertamente, el alquiler de servidores dedicados GPU facilita enormemente la labor de los mineros que dan sus primeros pasos, pudiendo contratar sus servicios de forma sencilla y rápida a golpe de ratón. Aunque su principal bondad es que descargan notablemente el presupuesto, especialmente en el tema del suministro eléctrico, cuyo coste termina siendo asimilado en las tarifas del alquiler. Unas cuotas que, al ser fijas, permiten realizar previsiones de gasto bastante precisas y evitan sustos a fin de mes.


El servidor dedicado Xeon GPU


El servidor dedicado Xeon GPU


En Ikoula sabemos lo complicado que resulta optimizar la inversión para aumentar los beneficios en el sector de la minería de criptomonedas, por eso ofrecemos un servidor dedicado con una tarjeta gráfica cuyo equilibrio entre potencia y precio es impresionante. Se trata de la GeForce GTX 1070, una versión que NVIDIA sacó al mercado manteniendo un rendimiento similar al de la GeForce GTX 1080, aunque con un coste sensiblemente inferior.

Concretamente, hablamos de un rendimiento de 6.5 TFLOPs, una memoria RAM DDR5 de 8 GB, 1920 núcleos CUDA y una velocidad de 1506 MHz. Características que, unidas a su arquitectura avanzada Pascal GPU y su tamaño reducido, permiten comenzar a minar criptomonedas con muy buenos resultados. Sobre todo teniendo en cuenta que la configuración básica del equipo que le da sustento incluye un procesador Intel Xeon E3 1230v5 con 16GB RAM y 1TB HDD.

De entrada, son números más que suficientes para que la GPU de lo mejor de sí. Aunque, si la extracción empieza a dar sus frutos y se necesita echar más leña a la máquina, siempre se puede doblar la tarjeta gráfica o incluso añadir algunas más. Por pedir que no quede, sobre todo si tienes acceso a materiales totalmente garantizados durante todo el periodo de alquiler y un hardware aprobado por nuestro equipo de expertos.


No es Bitcoin todo lo que reluce


Vale, ya tenemos controlado el gasto; ahora toca pensar en los beneficios, comenzando por elegir qué criptomoneda conviene minar. En principio, lo aconsejable es centrarse en las criptodivisas que responden mejor a la minería GPU y, además, ofrecen una rentabilidad más alta (que vienen a ser las más populares). Por su fama y su vinculación indeleble al GPU, el Bitcoin suele ser el objetivo número uno de los mineros primerizos, a pesar de sus desventajas.

La más obvia es su volatilidad en los mercados. Los vaivenes del Bitcoin son sonados, con caídas astronómicas que han llegado a devaluar la criptomoneda de Nakamoto a niveles insoportables para los inversores. Por suerte, hay vida más allá del Bitcoin, multiplicándose las opciones con la entrada en juego de monedas respaldadas por grades compañías. Es el caso de Monero que, por obra y gracia de Microsoft, se disparó tras la inclusión en su proyecto Blockchain as a Service.

Tres cuartos de lo mismo ha ocurrido con Influx al integrarse dentro de la plataforma de Microsoft, aunque su crecimiento ha sido bastante menos pronunciado. Puede que se deba a que su origen responde a necesidades educativas, pero esa fase quedó atrás y ahora compite en la jungla de las criptodivisas como método de pago electrónico. Es una opción a tener en cuenta, sobre todo porque se diseñó expresamente para configuraciones GPU. Eso sí, el retorno económico para los mineros no es tan prometedor como el que ofrecen Etherum, Bitcoin, Monero o Expanse (también socio de Microsoft).


El atractivo de los pools de minería


La mejor forma de sacarle partido al hardware de minería alquilado es unirse a un pool de minería, que no es más que una red de mineros que cooperan entre sí, compartiendo los beneficios de los bloques. La ventaja de contribuir con tu hash a un pool de minería es, entre otras cosas, la posibilidad de aumentar los beneficios, los cuales se calculan en función de la aportación.

Es una forma de asociación tan antigua como las cooperativas que los autónomos, empresarios y trabajadores individuales llevan siglos usando para minimizar el riesgo de ir por libre. En el caso de los mineros de criptomendas que dan sus primeros pasos, buscar un pool de minería es cuando menos recomendable. Las estadísticas así lo dictan, no solo porque el retorno de un minero independiente durante el primer año sea ínfimo, sino porque hay una alta probabilidad de que no resuelvas ningún bloque.

Es una cuestión de números. Una red de mineros dispone de una tasa de hash suficiente para garantizar la resolución de un mínimo de bloques, asegurándote unos beneficios que, aunque compartidos, al menos son predecibles y te permitirán proyectar la extracción a largo plazo. Además, si por alguna razón el pool de minería en el que te encuentras no te convence (bajos ingresos, centralización excesiva de poder, sospecha de fraude, etc), siempre puedes marcharte con tu hash a otra parte y buscar una red que satisfaga tus necesidades y expectativas.


Añadir nuevo comentario